El parque

De una superficie de 5.440 hectáreas, el dominio nacional de Chambord es el mayor parque cerrado por muros de Europa. De una gran calidad paisajística, alberga una flora y una fauna excepcionales.

El parque de Chambord está inscrito en la red Natura 2000, cuyo principal objetivo es la preservación de la biodiversidad.

El 22 de enero de 2014, la firma de un convenio entre el dominio nacional de Chambord, el Office National de la Chasse et de la Faune Sauvage y la Fundación François Sommer para la caza y la naturaleza, ha permitido establecer una colaboración para realizar, durante tres años, un estudio titulado “Caza y dinámica de las poblaciones de ungulados salvajes”.

Este proyecto científico pretende establecer un modelo de la demografía de dos de las principales especies, el ciervo y el jabalí, y desarrollar las herramientas cinegéticas más adecuadas para la gestión sostenible de estos ecosistemas. Esta actividad alimentará sólidas bases de gestión del dominio nacional de Chambord, para convertirse en un modelo exportable a la gestión de los territorios.

La Reserva nacional de caza y de fauna salvaje debe ser refundada.

Creada en 1947, la Reserva nacional de caza y de fauna salvaje tenía por objetivo volver a poblar una Francia que se había vaciado de sus grandes animales, debido a la Segunda Guerra Mundial. Chambord desempeñó un papel central en la recuperación de las poblaciones de ciervos europeos, gracias a las capturas. Las cazas presidenciales se suprimen oficialmente en 2010. El bosque de Chambord fue clasificado monumento histórico en 1997. En 2014, se abrieron salas de exposición dedicadas a la historia de las cazas en Chambord, en el castillo. Las cazas presidenciales ahora forman parte de la Historia, porque la Presidencia ya no está implicada en la organización, ni la financiación de las batidas de regulación.

Una ordenación forestal paisajística y conservadora

En 2015, se adoptó un nuevo documento de ordenación forestal, firmado para veinte años, que integra tres preocupaciones:

  • La preservación del paisaje y del patrimonio construido del dominio, cumpliendo con las normas de la clasificación como monumento histórico de 1997.
  • La rehabilitación de la biodiversidad de los entornos naturales, en consonancia con Natura 2000.
  • La definición de una práctica cinegética:
  • La seguridad de los usuarios, es decir de los cazadores, ojeadores, invitados, paseantes, turistas y personas que utilizan las vías abiertas a la circulación. En este respecto, Chambord es ejemplar. La seguridad de las vías de circulación está asegurada por el establecimiento público con el apoyo del servicio a caballo de la Guardia republicana y la experiencia de los agentes de la ONF (Office National de Forêts – Organismo Nacional de los Bosques) y de la ONCFS (Office National de la Chasse et de la Faune Sauvage – Organismo Nacional de la Caza y de la Fauna Salvaje).
  • La ética de la caza, es decir el respeto del animal.
  • El respeto de la belleza del marco, paisaje natural o, como en Chambord, paisaje artificial, totalmente pensado por el hombre, que incluye el monumento y el bosque. La belleza incomparable del dominio es un legado de la historia, con la necesidad para Chambord de velar por el respeto de densidades animales aceptables.

 

Fomentar la apertura al público y la educación al medio ambiente

  • Compartir con el público la riqueza de esta relevante área del patrimonio natural también es una constante preocupación del dominio nacional de Chambord.
  • Gracias a un programa educativo variado, animaciones y visitas para el público general, o también acondicionamientos que fomentan el paseo y la observación, Chambord continúa sus habilitaciones de apertura, para que el parque siga siendo un lugar privilegiado de conocimiento de la naturaleza. El dominio nacional de Chambord presenta particularidades excepcionales y únicas en Europa. El control correcto de las poblaciones y los recursos humanos, desplegados para la gestión, hacen de Chambord un área de excelencia para el conocimiento de la fauna y de la flora.

GRAN PASEO

A partir del mes de mayo, más de veinte senderos, creados recientemente, permiten a los visitantes descubrir la riqueza de la biodiversidad del parque de Chambord. Este trazado integra decenas de hectáreas situadas en el propio corazón del bosque. El paseante tiene de este modo acceso a la Avenida del rey que da directamente a la fachada sur del castillo y verá Chambord bajo el ángulo que quiso Luis XIV. El acceso a dos estanques, el de la Faisanderie y de los Bonshommes, ofrece una visión mucho más animada de los primeros paisajes de Sologne. Estas actuaciones tienen por objetivo reencontrar la lógica paisajística del dominio de Chambord, conformándose a los estudios de las zonas, realizados por los servicios competentes.
La vuelta del canal
Las orillas del canal, un gran paseo de 4 km, acondicionado en 2014, están accesibles todo el año a pie o en bicicleta: ideal para descubrir la fauna y la flora de esta increíble reserva biológica.
Observatorios, pontones y soportes pedagógicos esperan a los curiosos de la naturaleza.

Mecenazgo

Ser mecenas del dominio nacional de Chambord, es contribuir a la proyección de un monumento excepcional y de su marco único en el mundo, emblema del patrimonio mundial, que deslumbra constantemente desde hace cinco siglos a los amantes de las artes y de la naturaleza.
893a0906a19af507917f96b189d37d7bSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS